Sobre el autor


Aunque yo no lo recuerdo, me dicen que nací en marzo de 1973. Un niño feliz y muy buen estudiante hasta que la universidad me hizo ver que, aunque los genios existían, yo no era uno de ellos.

Mis estudios y formación

celine handbags click here Siempre me ha gustado estudiar, ahora más que antes. Creo que el enriquecimiento mental permite descubrir nuevas ideas, plantear nuevos objetivos y alimentar las ganas de vivir.

Ingeniero en Informática

Desde el año 1997, soy ingeniero en informática por la Universidad de Alicante, aunque mis estudios universitarios se pueden ver como un “3 en 1” ya que, a la vez que estudiaba la ingeniería superior, un error de cálculo por parte de la administración pública permitió que los de mi promoción, con un pequeño esfuerzo adicional, tanto económico como temporal, pudiéramos obtener un par de títulos más. Así que, ese mismo año, obtuve también el título de ingeniero técnico en informática de sistemas y, un año después, en 1998, obtuve también el título de ingeniero técnico en informática de gestión.

Máster en Márketing

En el año 2004 asistí a un Curso de Dirección de e-Business en la Empresa de cuatro meses de duración en la Fundesem Business School y, continuando con mi “hambre de sapiencia”, en el curso 2005-06, aprovechando nuevas perspectivas laborales, decidí cursar el Máster en Dirección Comercial y Marketing en la misma institución. Un máster que aportó la visión comercial que necesitaba mi perfil, demasiado técnico por entonces.

Un enfoque docente

En el año 2010, ante nuevas oportunidades en el sector de la educación pública, decidí cursar el CAP en la Universidad de Elche. Este curso me aportó conocimientos, hasta entonces desconocidos, sobre la psicología adolescente y sobre la organización del sistema educativo.

El inglés como segundo idioma

Desde que ingresé en la Escuela Oficial de Idiomas en el año 2011 no sabía lo que iba a disfrutar aprendiendo inglés. Actualmente ya he cumplido mi objetivo y poseo el nivel B2. Pero lo más destacable es que me siento cómodo al hablarlo y escucharlo. Incluso ya veo series, documentales y películas en su versión original.

Mi experiencia laboral

He intentado siempre ir hacia adelante, enfrentándome a nuevos retos y adquiriendo o perfeccionando conocimientos. No puedo evitarlo, lo repetitivo, a la larga, me aburre. Me impongo nuevas metas que me obliguen a superarme y a pensar que lo que hago vale la pena.

Trabajar por objetivos

Comencé trabajando en Telepizza. Sé que no parece importante, pero no es el puesto de repartidor lo que más me enorgullece, sino el objetivo. Lo hice mientras estudiaba en la universidad, para conseguir dinero para mi primera tarjeta de sonido profesional, una SoundBlaster AWE 32 con la que grabaríamos la primera maqueta del grupo de rock en el que yo tocaba la batería.

Me gusta enseñar a los demás

buy it out site En abril de 1997, antes de finalizar mis estudios universitarios, colaboré como profesor en alguna academia, descubriendo mi vocación docente. Me apasiona enseñar. No encuentro satisfacción comparable a ver que aquello que enseñas le es útil a otros. Tras finalizar mis estudios universitarios entré en la plantilla docente de la Academia Mercantil de Elche, hoy ya desaparecida. Allí desarrollé las tareas de profesor y coordinador de la asignatura de informática para distintos grupos y cursos, de edades y procedencias muy variadas.

Mi primera gran empresa

En febrero de 1999 ingresé en la plantilla de la empresa de distribución Bernabeu Pic, conocida bajo la marca Hiperber.  Una empresa de ámbito provincial con una plantilla de unos 400 trabajadores. Mi trabajo se desarrollaba mayormente en la central, como analista-programador, a las órdenes de Juan Manuel, director del departamento de informática. Él fue quien me enseñó a enfocar la informática como una herramienta de trabajo. Aprendí la mayoría de lo que sé sobre distribución, transporte y conservación de alimentos así como de la gestión de stocks e inventarios. Me encargaba de la programación del sistema central, en el ya arcaico PICK, y coordinaba al equipo de tiendas para procesar diariamente las ventas. Aquí me topé por primera vez con la implantación de un sistema ERP, en concreto, el antiguo Navision Financials.

Mi inicio como socio en las nuevas tecnologías

En agosto del año 2000 di un gran salto y tomé mi primera decisión profesional arriesgada. Me incorporé a una empresa de nueva creación en Alicante, conocida como Netstrategias e-Business Consulting S.A. Un empresa que nacía como un proyecto de varios socios y cuyo objetivo era convertirse en referente en el desarrollo web en la provincia. Fueron años muy buenos, al menos los primeros. Conocí a la “primera división” del mundo empresarial en la provincia. Además, me convertí, sin proponermelo, en el director técnico y de producción de la empresa. Mi implicación fue tal que acabé adquiriendo participaciones como socio, formando parte del consejo de dirección. Desarrollé la mayoría de capacidades que poseo actualmente, destacando la dirección de equipos, la labor comercial, el trato con clientes y proveedores y el desarrollo de productos. Fue una etapa en la que “devoraba” los libros de “management” y donde amplié mis conocimientos con másters y cursos varios. Me dí cuenta de la importancia del personal como elemento fundamental en la empresa y la importancia de la formación para mantener al personal motivado e integrado.

Profesor en una escuela de negocios

Durante el curso académico 2004-05, compaginando con mi trabajo en Netstrategias, también desarrollé mi faceta formadora en la Fundesem Business School ejerciendo como profesor en el Máster en e-Business en las asignaturas de carácter técnico relativas a diseño web, HTML y XML.

El salto a una empresa internacional

En agosto de 2006 decidí embarcarme en una nueva aventura y, aprovechando una “oferta que no pude rechazar”, salté al sector inmobiliario incorporándome a la empresa QSD International Group, inmobiliaria de ámbito europeo con clientes y agentes comerciales distribuidos por todo el continente. Mi cargo era el de director de informática. Las tareas donde más aprendí fueron, además de la dirección de equipos, la gestión con proveedores y la administración de recursos y presupuestos. Desde el punto de vista empresarial, descubrí la importancia de poseer una dirección tecnológica y lo estratégica que es la tecnología y aquello que maneja: información y datos. Además, también perfeccioné mi inglés. Su uso diario me permite decir que ahora, de verdad, puedo hablar en inglés.

“Profe” de informática

En septiembre de 2010 la crisis del sector me hizo retomar, en parte, mi antigua vocación. Esta vez opté por la enseñanza secundaria, así que estuve trabajando como profesor interino en diferentes centros educativos de la Consejería de Educación de la Comunidad Valenciana. Aquí también aprendí mucho sobre psicología adolescente (y no adolescente ;-) ) y sobre la desorganización del profesorado, derechos laborales, sindicatos y toda esa “fauna”. Desgraciadamente también conocí el sistema educativo y he de reconocer que éste sistema pudo conmigo. No soporté ese modelo de trabajo donde no se puede planificar nada, donde los planes a largo plazo no existen ni existirán. Donde todo se improvisa día a día. Donde, una vez que ya conoces a tus alumnos, has de abandonarlos. Me resultaba surrealista y absurdo. No sé si voluntaria o involuntariamente, pero lo abandoné, no me ilusionaba.

Mi propia empresa

A finales de 2012 abandoné la enseñanza pero no quería volver al pasado, así que me embarqué en mi aventura particular y decidí fundar mi propia empresa, bajo la marca BINALIA (www.binalia.es). Su servicio principal es la consultoría y la dirección tecnológica para empresas. Rescaté de mi agenda algunos viejos conocidos con los que seguía manteniendo cierta relación profesional para convertirlos en mis principales clientes y garantizarme algunos ingresos. Y así fue como, algo asustado y muy ilusionado, opté por intentarlo por mi cuenta… y me gustó.

Así acaba mi carrera y en ello estoy actualmente, predicando que en toda empresa, en mayor o menor medida, es necesaria una dirección tecnológica profesional, que además no tiene por que ser cara. En ocasiones me siento más como un profesor que como un comercial y no resulta sencillo. La competencia es muy variopinta y el sector es francamente duro, pero creo que lo que hacemos es realmente histórico. En el futuro hablarán de nosotros, los técnicos, los programadores, los informáticos, antes desconocidos y “raros” y ahora responsables de esta nueva forma de vida en la que estamos todos “interconectados”. Espero vivir bastante para ver hasta donde llega todo esto.

Mis habilidades y carácter

En alguna ocasión leí que es muy recomendable que digas lo que haces bien ya que eso te permite desarrollar la capacidad de autocrítica. Aquí quiero destacar aquello que, en algún momento, han dicho de mí aquellos que me conocen.

Dicen que soy buen comunicador, que mis ponencias y clases son amenas y que de verdad controlo de lo que hablo, obviamente, no me resulta sencillo y las preparo concienzudamente. Una clase de una hora puedo tardar en prepararla toda una mañana. Me incomoda hablar de aquello que no domino y conozco muy buenos improvisadores pero he de reconocer que en la labor docente no soy muy rentable, al menos en el corto plazo.

readme Algunos afirman que poseo capacidad de liderazgo. Dicen mis profesores que cuando hablo consigo “atraer” la atención del oyente. De verdad me escuchan y tienen en cuenta mis opiniones. Eso me lleva a pensar que habrá que llevar cuidado, es mucha responsabilidad.

Yo mismo puedo confirmar que poseo una gran capacidad de aprendizaje, demostrándolo día a día. Mi trabajo me exige aprender constantemente. Comencé programando por mi cuenta en BASIC con un Amstrad CPC464 (para los enterados, sí, el de cinta) y ahora desarrollo aplicaciones en plataforma web. Está claro que puedo aprender cosas nuevas. No todo lo enseñan en la universidad.

Dicen que soy excesivamente organizado. Yo lo justifico como forma de suplir mi falta de memoria. Intento que todo esté en su sitio o anotado para evitar el tener que recordar donde lo dejé o cuando debía hacer algo. Utilizo alarmas, agendas y lista de tareas. Me apunto hasta si he de tender la ropa y me funciona muy bien.

canada goose Creo que soy demasiado reflexivo, ya que cada tarea o reto que me propongo ha de estar justificado. Esta característica merma mucho mi productividad a corto plazo. Lo compenso con una gran voluntad de sacrificio pero me gusta comprender lo que hago y para qué lo hago. Intento realizar mi trabajo estudiando los procesos implicados, con una visión global del problema a resolver y siempre enfocado de modo que resulte útil a los demás.

Desde que hacía los deberes del colegio he sido muy responsable. No me escabullo ante los problemas. La madurez te enseña a que es inútil evitarlos. Intento afrontarlos y comprender por qué han sucedido para evitar que vuelvan a ocurrir.

Tras mi paso por el máster en marketing, donde conocí a un sinfín de personas y personajes, me volví más empático. Intento ponerme en en el lugar del otro y entender sus razones (si es que eso se puede hacer). Esto me crea muchos problemas puesto que parece que no tenga opinión propia y no es cierto. Mis opiniones las tengo muy claras, pero pienso que que cada cual tiene sus circunstancias y no existe una verdad absoluta, aunque algunos crean poseerla.

Me consideran sincero, a veces demasiado. Creo que me viene por mi formación técnica. Me cuesta mucho mentir, y se me nota. Mis clientes lo saben y se aprovechan de ello. En ocasiones no opino sobre ciertos temas sencillamente porque desconozco los detalles y creo que una opinión desinformada es muy peligrosa. Yo intento evitarlas. Prefiero recabar información y opinar con conocimiento y honradez.

difference in ping pong ballsThey punched straight and took small, shuffling steps, with a few low kicks or none at all. NFL Jerseys Cheap This was totally different from the Chinese methods as they used low horse stances, Wholesale NFL Jerseys with wide, overreaching punches. Needless to say the Europeans beat many of the kung fu fighters. Many could handle being the next guy easier than the first guy. So, there it stands. It is easier to be encouraging and supportive rather than actually be willing to stake your career and life on a prospect of acceptance. With a playing career from 1942 to 1960, Joseph ray ban outlet Henri Maurice or Rocket Richard, happened to be the first hockey player in his era to score 50 goals in 50 games. Moreover, he was the first player to score 500 goals in his hockey career. He was the captain of four consecutive straight cup wins from 1957 to 1960, and also won the Stanley Cup eight times in Montreal. Cheerleading got a huge boost in 1970, when the Dallas Cowboys put together a cheerleading squad. Up until that point, professional teams had eschewed cheerleaders. The Cowboys, known as one of football’s most forward thinking organizations, decided they would go against professional convention and bring in cheerleaders. Choosing the right color: While choosing the right hair color for highlighting your hair, keep in mind the natural base color of your hair and choose a shade which is two to three times lighter. It is important to choose a color which not only suits your coloring, but also looks good on you. While the brunettes can choose caramel blonde or copper tones, blondes can opt for wheaty, platinum, or champagne tones. Leagues, though, have the opportunity to move some or all 14 year old players to cheap jordans online the Senior Division. The Big League division is composed of players 17 18 years of age, but leagues can include 16 year old players in the Big League division. Players must play in the division in which they are drafted.. Until that’s resolved, owners are going to be very wary of committing the necessary funds to build another new venue. Situation is at best a back burner issue for a league focused squarely on labor negotiations. Issue owners are too preoccupied with their own teams during the season cheap authentic jordans and yet Southern California is not on the agenda for next month’s owners meetings. If you are a fan of a team and would like to tell others as well as the team how loyal a fan you are, you know that wearing a team jersey is very important though it is not sufficient. There are thousands like you cheering and shouting for the team in a stadium during a match and it is difficult for a team player to see you among those thousands. The best way through which one will be able to create a lasting impression on the minds of all those present during the match would be by doing something such as making sure that the jersey you are wearing has got the name of the players inscribed on the chest.